La naturadora.
Itinerarios de educación ambiental

Cuando íbamos al colegio salir de excursión era todo un acontecimiento, y eso que pertenecemos a una generación de escolares que se inició en las excursiones visitando la famosa fábrica de Coca Cola en Alicante. Volvíamos cargados de merchandising y con la tripa a tope de gas… Y aunque cueste creerlo hay algo que hemos rescatado de aquellas experiencias y trasladado a nuestros itinerarios ambientales.

No importa si es indagando en la historia de Pantolino Bonfante desde el Cap d’Or, si es aprendiendo a identificar una ofiura o un tomate de mar en la Mar Morta, si es detrás de unos prismáticos y delante de un pato azulón en el Senillar… Los niños y niñas que participan vuelven a casa con merchandising:  unos con las uñas negras y un saltamontes en el bolsillo, otras con las rodillas llenas de arañazos y algún que otro pelado, alguno con las zapatillas empapadas y es que “seño, ha sido sin querer”

Y es ésa, la verdadera chispa de la vida.

enlaces